Buscador de hoteles y alojamientos en Cantabria, sus restaurantes, productos y servicios, así como Guía completa de Turismo, Historia y Geografía de nuestra Región. Toda la información útil en un clic.
Cantabria Total en Twitter Cantabria Total en FaceBook

Colaboradores:
Colaboradores de QR SmartMagazine

 

EL CULEBRE

Historia y mitología: Mitología y leyendas

EL CULEBRE

EL CULEBRE

Origen: Cuélebre o Serpe según la cultura cántabra, asturiana o gallega.

Localización: Viven en grutas de complicadísimo acceso de toda la Montaña, sobre todo en zonas de acantilados y roquedales. Algunas referencias el de Secadura, el de la cueva de Matienzo y el de la cueva de Valdició.

Descripción: Mitad dragón mitad serpiente, de cabeza ancha, grandes y potentes mandíbulas con enormes colmillos su lengua bífida y amarillenta. Una gran cresta espinosa recorre su reptiliano dorso de la cabeza al final de su cola, sus patas disponen de aceradas garras y tiene dos pequeñas alas en el lomo similares a las de los murciélagos. Su aliento es ardiente y fétido y su repulsivo cuerpo está cubierto de durísimas escamas. Su cola es tan poderosa que es capaz de partir en dos un caballo.

El  punto débil del Culebre es la garganta, ya que es la parte de su cuerpo sin protección y sucede que tras varios siglos de longevidad sus escamas se le crecen y envejecen perdiendo por ello parte de sus poderes, se cree, que cansados y repudiados por la propia tierra, viajan  al fondo del mar con sus tesoros para su descanso eterno.

Leyendas y Creencias: Son los guardianes de los tesoros, la mayoría de los cuales fueron escondidos por los moros. Son muy difícil de ver ya que salen poco y nadie se atreve a internarse en sus guaridas. Comen vacas enteras y una vez al año devoran a una doncella.

Existe en San Vicente de la Barquera una cueva “Cueva del Culebre” en la que según cuenta la leyenda el Apóstol Santiago, en su peregrinar hacia Compostela y atendiendo los ruegos de una joven moza atada a un poste a pie de gruta como sacrifico anual, dio muerte en el exterior de su cueva a un enorme culebre y que a día de hoy aún son visibles las marcas de las herraduras del caballo blanco del Apóstol, grabadas durante el fragor de la batalla en las inmediaciones de tal cueva.

Hay muchas historias en las que se narra como los campesinos logran vencerlo mediante engaños y así se ven libres de tener que alimentarlo, como por ejemplo la que cuenta que unos monjes, cansados de tener que darle de comer y para evitar que se llevara los cadáveres del convento decidieron darle un pan con alfileres que tras su ingesta le causó la muerte.

GALERÍA MULTIMEDIA

EL CULEBRE EL CULEBRE EL CULEBRE